De la Pluma del Rabino Moshé Levkovitz

El noveno y último día de la fiesta de Sucot es llamado “EL DÍA DE LA ALEGRÍA DE LA TORÁ”. En este día culminamos la lectura de la Torá, leída cada sábado en el templo a lo largo de todo el año.

Luego del rezo de “Maariv” (Vespertino) se extraen del Aarón Hakodesh (El Arca Sagrada) todos los libros de la Torá, éstos son entregados a cada uno de los asistentes. El Jazán se coloca primero en la fila, seguido por todos aquellos que llevan un “Sefer Torá”, mientras todos caminan él recita y canta ciertos versículos típicos para esta celebración, que son repetidos por toda la congregación, se baila y se canta con gran regocijo y alegría. Al retornar al punto de partida se repite la ceremonia siete veces. A esto se lo llama “Hakafot” (vueltas) y los niños participan también activamente. La ceremonia de “Hakafot” se repite en el rezo matutino luego de terminar el rezo de Shajarit.

Se extraen tres libros de la Torá, en el primero se repite la lectura de “Vezot Habrajá” hasta “Meona” una y otra vez hasta que todos los asistentes hayan tenido la oportunidad de subir a la lectura de la Torá y pronunciar las bendiciones de la Torá.

Para que nadie quede excluido de la gran Mitzvá de leer un capítulo de la Torá, los niños menores de 13 años son incorporados a la lectura, aquellos que no pueden leer las bendiciones todavía son incluidos cubriéndolos a todos con un Talit, mientras un mayor recita las bendiciones, al terminar se pronuncia “Hamalaj Hagoel”, (“El ángel que me redimió”). La persona que es llamada a terminar la lectura de la Torá, el final del libro de Devarim es llamado “Jatan Torá”, (“El prometido de la Torá”), el “Jatán Bereshit” es quien da comienzo a la lectura en otro Sefer Torá de la sinagoga. En este libro se leerá durante todo el siguiente año.

JAG SAMEAJ!!