De La Pluma del Rabino Moshé Levkovitz

Uno de los grandes sabios de Israel, el Rabino Yehuda Arie Leiv Alter de Gur, en Polonia, llamado también “Sfat Emet” explica que la palabra Januka deriva del verbo “Lajanoj” Renovar.

La fiesta de Januka nos ayuda a recobrar energía y despierta en nosotros fuerzas de renovación, fuerzas de frescura.

La enseñanza de Januka es salir de la rutina y recibir mucho entusiasmo a través de las llamas encendidas de las velas de Januka.

El objetivo de los griegos no era arrancar de raíz y para siempre la Torá del Pueblo de Israel. Su objetivo era apagar la llama del judaísmo en los judíos, que sientan indiferencia por el cumplimiento de los preceptos judíos y por el amor y respeto a nuestro D’s. El triunfo de los judíos fue y es que a través del encendido de las velas de Januka y al aumentar la llama en cada casa logramos aumentar el entusiasmo dentro de cada uno de nosotros.

La Halajá con respecto al encendido de las velas de Januka se estableció según la línea de Hilel, en la que cada noche se va encendiendo una vela, se va agregando luz venciendo así a la oscuridad. Cada día nosotros absorbemos en nuestro interior luces y llamas nuevas y nos llenamos con deseos de acción y renovación.

Así también vemos que le sucedía a Aarón Hacohen, el hermano de Moshé Rabeinu, que en la Torá está escrito refiriéndose al encendido de las velas de la menorá diariamente “Y hacía así Aarón”. Nuestros sabios interpretaron que está escrito así para alabar a Aarón ya que a pesar de que todos los días encendía las velas para él cada vez era una nueva vivencia y lo hacía con entusiasmo y alegría.

El encendido de las velas de Jánuka es una oportunidad para la renovación familiar:

  • Preparar juntos la Janukiá y colocarla en un lugar bien visible
  • Toda la familia está junta en el momento de encender la Janukiá
  • Bendecimos y cantamos juntos canciones de Januka
  • Comemos juntos Sufganiot y lebibot (latkes)
  • Nos sentamos cerca de la janukia encendida y escuchamos comentarios de los niños acerca de Januka, escuchamos de los abuelos y de las abuelas cómo celebraban Januka cuando eran niños.

Hay una Mitzvá que consiste en divulgar el milagro “Pirsumi Nisa”. No hay milagro más grande ni mitzvá más importante que cumplir las mitzvot de Januka: LA FAMILIA UNIDA, no hay luz más brillante y esa es la continuidad del Pueblo Judío.

Que la luz de Januka ilumine sus hogares. La misma luz y las mismas velas que brillaron en tiempos de los Macabeos, continúan de generación en generación iluminando cada casa judía, y lo que los niños verán en sus casas ellos lo trasmitirán en el futuro a sus propios hijos.

JAG JANUKA SAMEAJ!!

Rabino Moshé Levkovitz