Por el Rabino Moshé Levkovitz

“La fiesta de la entrega de la Torá”

Comienza el Sábado 11 de Junio en la noche.
Y en la diáspora finaliza el Lunes 13 de Junio en la noche.

Nuestros sabios dicen que en los Diez Mandamientos que leemos en Shavuot están incluidas las 613 Mitzvot del judaísmo.

Cada sábado o en las festividades cuando se termina de leer la parashá de la semana en el templo se levanta el Sefer Torá y todos cantamos:

“Vezot Hatorá asher sam Moshé lifnei Bnei Israel” “Y esta es la Torá que Moisés puso delante de los hijos de Israel”
Libro Devarim (Deuteronomio) Cap.4 Vers. 44

La pregunta que surge es por qué comienza el versículo con la palabra hebrea “Ve” que significa “Y”, ya que podría haber empezado el versículo directamente con la palabra hebrea “zot” que quiere decir “esta es”.

La respuesta es que la letra hebrea “Vav” equivale al número seis y es un indicio del sexto día del mes de Sivan, día en que el Pueblo de Israel recibió la Torá y en este día del calendario hebreo celebramos por tal motivo la fiesta de Shavuot.

Se pregunta uno de los grandes exégetas de nuestro pueblo llamado Shlomó Efraim (apodado “Kli Yakar”) que vivió hace 400 años:¿Por qué no está escrito cuando fue la entrega de la Torá explícitamente “La recepción de la Torá”

Y explica que esta festividad es diferente al resto de las festividades judías. Cada festividad, Pesaj, Sucot, Rosh Hashaná se refieren a situaciones que ya pasaron, recuerdan algo que sucedió en el pasado y siguen adelante.

Pero la festividad de Shavuot, que se basa en recordar la Torá no tiene un tiempo específico ya que sus mitzvot debemos cumplirlas cada día.

“…Y la repetirás día y noche…” Por eso no hay un momento fijo de recepción de la Torá, cada día la debemos recibir, cada día la debemos incorporar a nuestra vida.

En Shavuot se lee Meguilat Ruth, Ruth enciende una pequeña llama que llega a nuestros corazones “Ner shel Jesed” “Una Llama de Bondad”, por lo que hizo con su suegra, y esta llama se trasmite de generación en generación.

El Rey David, que provenía de la descendencia de Ruth, continuó iluminando al mundo, y esta “Llama de Bondad” nos sigue iluminando hasta hoy en día, nos marca el camino y con su luz continuaremos adelante.

“Olam Jesed Ybané” “Un mundo de bondad se construirá”

Quien lee Meguilat Ruth puede observar en el relato una gran crisis que vivía Am Israel en dicha época. Había mucho hambre en Israel, los dirigentes abandonan el país y al pueblo y mucho más…

En chino la palabra “Crisis” es traducida también como “Oportunidad” En cada situación de crisis en nuestra vida personal, en los negocios, en la vida comunitaria también hay una oportunidad. Como dice el conocido refrán “Una puerta se cierra pero otras más se abren.”

En esos momentos descubrimos una fortaleza interior y de liderazgo que antes desconocíamos de nosotros mismos.

Así también sucede en Meguilat Ruth, de la crisis aparece la oportunidad y así aparece una “Madre del Reinado judío” pues de su descendencia proviene el Rey David.

Y así también en la vida siempre hay que tener fe, hay que observar, hay que buscar y encontrar el camino para poder salir de las situaciones difíciles y seguro que con la ayuda de D’s lo lograremos y venceremos los obstáculos.

Jag Shavuot Sameaj para todos